Personas productivas

4 cosas que hacen las personas productivas

Llegas temprano al trabajo, comienzas con tus actividades diarias, comes y sigues trabajando. De repente ves tu reloj y te das cuenta que ya casi termina el día y no has conseguido avanzar. ¿A dónde se fue el tiempo? ¿Qué hice todo el día? ¿Cuándo voy a terminar?

Sientes que no has hecho suficiente pero tampoco te quieres convertir en una adicta al trabajo. ¿Qué podemos hacer para encontrar un balance entre nuestra vida social y nuestra vida laboral?

Bueno existen personas que lo tienen dominado y hoy te contamos 4 cosas que hacen las personas productivas y que tú puedes aplicar en tu vida diaria.

Domina tu estado de ánimo

No eres un robot así que no olvides el gran poder de todo lo que sientes. Es importante que comiences el día calmada, porque este estado de ánimo marcará el ritmo de tu día. Después de levantarte no abras tu correo, cheques tus redes sociales, ni empieces a mandar mensajes. Toma 60-90 minutos al principio de tu jornada para empezar el día con el pie derecho.

¿Vale la pena hacerlo?

Muchas veces tratamos de hacer (rápido) muchas cosas al mismo tiempo. Este es un terrible error, porque no ponemos atención y cuidado a las tareas que realizamos y probablemente nos enfrentemos con resultados frustrantes que crearán un círculo vicioso de ineficiencia. Hoy en día le damos preferencia a la rapidez que a la calidad, por eso es importante organizarnos semanalmente, establecer prioridades y fechas claras.

Elimina distracciones

En estos tiempos existen millones de distracciones al alcance de la mano durante todo el día. ¿Entonces cómo las podemos bloquear? Enfocándonos y aunque esto a veces parece un truco de magia, una vez que organizas un calendario de actividades tienes la mitad del trabajo hecho. Si tu trabajo lo permite toma 90 minutos cada mañana para trabajar desde casa donde nadie te interrumpirá.

Define tus metas

Para levantarte con menos ansiedad, desesperación, mal humor y estrés, te recomendamos definir tus metas una noche antes. Antes de irte a acostar plantéate por lo menos dos cosas-por hacer para el día siguiente. Escríbelas en un papel y ordena todo antes de dormir. Esta sencilla acción alivia las preocupaciones y te deja descansar de manera más profunda.